Telf. Atención al Cliente y whatsapp: +57 300 214 1375

blog

Día de la madre

Mis emociones han estado muy removidas durante el día de la madre y tenía necesidad de soltar mis pensamientos y emociones.

Al iniciar mi maternidad tenía una necesidad de recibir una aprobación por lo que hacía de forma natural: ser mamá. No era que necesitara que me dijeran que lo hacía bien o mal, sino que por inseguridad pensaba que era algo que sin un manual o acompañamiento no iba a saber hacerlo “bien”. El hecho de sentir que no sabía hacerlo, el no conectar con lo recibido me tambaleó hasta lo más profundo. Lloré mucho por dentro y menos por fuera, aprendí que la culpa era mi gran vicio y decidí dejar de caer en ella y que debía confiar en mi como mujer y como mamá que parió.

Empecé a entender que yo era la única responsable de mi historia y también de la de mi hija, de darle el amor y cuidados necesarios para sobrevivir y para empezar a tejer su historia, su propio camino.

Entre todas las cosas que he aprendido y he cambiado están este tipo de celebraciones: El día de la madre.

Ayer no tubo tanta importancia como yo se lo daba antes de ser mamá. Ni mis hij@s ni mi pareja le dieron la importancia que puede tener en otros hogares. Y aunque es posible que en otros años si se la den, este año no fue así y yo me sentí bien. No necesitaba nada especial, lo más importante era la libertad de hacer las cosas desde el corazón. Mis hij@s no sabían que día era, simplemente sabían que papá y mamá estaban en casa con ell@s para jugar, comer, reír, llorar y todo lo que pudimos hacer.

Me gustaría transmitirles que cada día todos somos importantes, que todos los días podemos felicitarnos, agradecernos y perdonarnos por todo lo que hemos hecho y dejado de hacer.

Pienso que me equivoco con frecuencia, sobretodo en perder el tiempo buscando la perfección como mamá, es ahí cuando me debo recordar que mis hij@s han venido a mi para caminar, para evolucionar. Yo simplemente debo darles la base, el apoyo, el amor necesario para que puedan llegar a lo que han venido a hacer aquí.

Hoy aunque ya soy una mujer adulta, hay momentos que necesito de mi mamá, tengo necesidad de ese amor profundo, incondicional, como cuando estaba dentro de su barriga y me doy cuenta como es de importante esa disponibilidad en presencia, en amor, en escucha, en mirada y qué tan difícil es a veces. Y más cuando estamos sanando heridas de nuestr@s niñ@s interiores.

Hoy y cada día quiero celebrar con todas las personas que soy mujer, soy mamá, soy hija, fui adolescente, fui niña, fui bebé… todo eso es lo que soy hoy. Puedo crear y cambiar hábitos y celebraciones, puedo sanar todo lo que hay en mí. Puedo amar hasta el infinito y más allá a la persona que camina conmigo y a mis hij@s.

Gracias porque a ellos les debo todo lo que vivo, toda mi búsqueda y mis grandes descubrimientos. Y gracias a ti amor, por ser mi compañero, por confiar en mi como mujer y mamá. Porque sin ti hoy no sería mamá de ellos. Hoy no necesito un día especial para mi. Porque cada día quiero que sean especiales para mi y para cada un@.

Feliz día y gracias por estar.

Mariana :*IMG_7459

 

Soy mamá de una niña y un bebé

Estoy enamorada del papá de mis hij@s desde hace más de 11 años.

Siempre he creído en el amor, en que es lo que nos hace libres, lo que nos mueve, el origen de todo.

Soy trabajadora social y trabajé muchos años con infancia, adolescencia y familias en situación de exclusión social. Siento que siempre quise dedicarme a esto, me encanta atender, escuchar, apoyar, buscar recursos y posibles soluciones a cada una de las situaciones. Me cuesta cuando no hay ni recursos ni soluciones…

Creo en el acompañamiento, en dar herramientas a cada una de las personas y ayudarlas a extender las alas que ya tienen y así seguir o empezar a volar.

Creo en la importancia de las emociones, pienso que su reconocimiento desde que nacemos es primordial. Es algo que no nos han enseñado (al menos a mi), seguramente nuestros papás y profesores no habían aprendido tampoco. Pero hoy tenemos mucha información a nuestro alcance acerca de este tema. Es un ejercicio que no es fácil de practicar ni de integrarlo a nuestra vida, pues es algo que debemos ser conscientes para hacerlo. Es cuestión de empezar, de ir aprendiendo, de practicarlo con nuestr@s hij@s, con nuestras familias, con nuestra pareja, nuestr@s amig@s, con todas las personas que pasan por nuestra vida. Tod@s necesitamos ser validados, sentir que nos tienen en cuenta, sentir amor del otr@.

Mis hij@s crecen, aprenden, se enfadan, se ríen… me muestran cada día quienes son y los miro y veo que son personas que merecen ser respetadas. Su espacio, sus sentimientos, su ritmo, su tiempo, su cuerpo, sus pensamientos, todo su ser. A menudo me doy cuenta que nuestra sociedad y nosotros mismos como padres y madres no lo hacemos, por la falta de tiempo, porque es más importante llegar a tiempo a todos los lugares, porque es más importante contestar una llamada de alguien antes de mirar lo que nos muestran o nos quieren decir, porque es más importante todo lo que está dentro del mundo de los adultos que el mundo de la infancia. Esos primeros años son la base de todo el futuro de sus vidas.

Desde que soy mamá, me doy completamente a mis hij@s, ellos son en lo primero que pienso apenas abro los ojos cada día al levantarme. Sé que es parte del puerperio… he debido centrarme en ellos para darles todo el amor, cubrir todas sus necesidades básicas y así ayudarles a crecer. Es algo maravilloso del ser humano.

Pero hoy cuando estoy empezando a vivir el mes de Marzo, el mes en que hace un año nació mi hijo… y después de haber vivido una gran cantidad de experiencias durante 12 meses. Recuerdo como es de importante amarme a mi misma, cuidarme, mimarme y también a la persona que camina, duerme y ama a mi lado cada día.

Voy a empezar a celebrar que este mes hace un año me trajo a un ser único y me trajo una nueva Mariana, poderosa, llena de amor, llena de sombras y de nuevas luces.

Me hago respetar, me amo, valido mis emociones. Respeto, apost fotomo y valido las emociones de mi familia y de las personas de mi alrededor.

Todas las personas lo merecemos, desde el principio hasta el final. Todas.

Poco a poco.

Muchas gracias por estar ahí.

Mariana Ramírez 🙂

Hola! Cómo estás? Hoy venimos con ganas de presentarte alguien que de vez en cuando aparecerá por aquí:

Se llama Míriam Tirado

Periodista especializada en maternidad, crianza, bloguera, youtuber, coautora del libro “Vínculos: Gestación, parto y crianza conscientes” y consultora de crianza.

Le apasiona la maternidad, la crianza, los bebés y le gusta escribir y nos gusta cómo lo hace! 🙂

Míriam va a colaborar con Maamgrup de vez en cuando con uno de los post que ella publica en su propio blog: http://www.aflordepell.cat/?lang=es

Además, te animamos a conocer su canal de you tube: https://www.youtube.com/user/miriamtirado

¿Por qué estará presente en Maamgrup? Porque como cada uno de los productos de Maamgrup, ha caminado con nosotros en nuestra maternidad y paternidad. Porque leerla, consultar con ella y seguirla ha sido de gran apoyo en momentos de incertidumbre, dudas, miedos, etc y cómo todo lo que nos ha gustado queremos compartirlo… esto también! así que aquí está:

Esperamos te guste!

Publicado en:

http://www.aflordepell.cat/2015/02/consells-per-a-un-puerperi-i-una-crianca-felic/?lang=es

05/02/2014

Cuando tenemos un bebé, las primeras semanas y meses de crianza pasan a una velocidad vertiginosa. Todo se acumula: la felicidad, el amor por este bebé que cada vez interactúa más, el aprendizaje en esto de ser madres/padres… Pero también las noches de despertares, las horas de bebé en brazos o en el fular, la entrega ininterrumpida, etc. y el cansancio. El cansancio, que para mí es el peor enemigo de la crianza feliz. Porque cuando vamos cansados lo vemos todo negro, nos cuesta pensar con claridad, nos hablamos de cualquier manera, no tenemos ni ánimo de estar un rato con la pareja por la noche porque nos quedamos dormidos a la primera de cambio.

Dejadme compartir con vosotros algunas cosas que creo que hay que tener en cuenta para un puerperio y una crianza feliz.

– DESCANSAR: ¿Cuándo? me preguntaréis. Pues cuando duerma nuestro hijo. Si se duerme temprano, podéis acostaros también y si se duerme tarde pero hace siestas (aunque sean cortitas), tumbémonos e intentemos dormir también. Descansemos tanto como nos sea posible. Ya sé que hay lavadoras que poner, y mil y una cosas que “no” pueden esperar. Pero creedme, sí pueden. Nuestro descanso es importante, mucho.

– DEJEMOS QUE NOS AYUDEN: ¿A qué? Pues a poner la lavadora que no puede esperar, a hacernos la comida o ir a hacer la compra. Si tenemos abuelos disponibles, hermanos, amigas, etc, pidamos lo que necesitamos si creemos que estarán abiertos a nuestras demandas.

– ALIMENTÉMONOS BIEN: Ya sé que tenemos poco tiempo de comer bien porque a veces estamos durmiendo a nuestro hijo a la teta. Ya lo sé. Y ya sé que muchas veces abrimos la nevera y nos da un palo terrible ponernos a cocinar. Lo sé porque me ha pasado muchísimas veces pero es importante, más que nunca, alimentarnos bien. La alimentación es un pilar fundamental de la salud y necesitamos estar sanas para disfrutar de esto tan extraordinario que es ver crecer nuestro hijo. Nos puede ayudar planificar las comidas de la semana o ponernos a cocinar los dos el domingo y dejar un montón de platos preparados para la semana, para sugerir algunas ideas. Hagamos lo que más nos convenga pero comamos bien. Todos.

– ORGANICÉMONOS: Esta etapa tan movida, con tan poco tiempo y llena de cosas que hacer requiere organización. Si no, nos perdemos en el caos. En el caos de una casa absolutamente desordenada y patas arriba, en el caos mental de un montón de gestiones para hacer que nos atropellan,… Hagamos listas, sincronicemos relojes con la pareja, hagamos lo que convenga para poder organizar un poco más el día a día. Sino, el caos nos deja ko y nos hace sentir fatal.

– DEJEMOS DE HACER COSAS POR COMPROMISO: Es cansado, no nos aporta nada (o casi) y sentir que das cuando no quieres dar o cuando no puedes dar porque estás demasiado cansada, es agotador y quema. Ahora necesitamos estar centradas, conectadas, tranquilas y descansadas para poder cuidar de la mejor manera posible y si no paramos de hacer cosas que no nos apetecen por aquello de “lo esperan de mí” acabaremos enfadadas y agotadas. Y esto me lleva al siguiente punto:

– RESPETÉMONOS Y QUERÁMONOS: Para respetar y cuidar como se merecen todos los bebés del mundo, necesitamos respetarnos y amarnos. No, no es prescindible. Es básico y respetarnos quiere decir esto: respetar mi necesidad de alimentarme bien, mi necesidad de descanso cuando el bebé me lo permite… Si nuestro hijo crece viendo que nos respetamos y nos queremos, él hará lo mismo. Lo imitan todo, esto también. Tratémonos amorosamente, dejemos de culpabilizarnos cuando algo no es como nos gustaría, dejemos de machacarnos creyendo que no hacemos nada bien.

– RODEÉMONOS DE GENTE QUE NOS RESPETEN Y NOS AMEN: Olvidémonos de las relaciones donde sientes que te chupan la energía. Huyamos. Ahora (ni nunca, de hecho), nos podemos permitir estar rodeados de personas que no nos tratan como nos merecemos o que esperan que los cuides, o que los saques de su caos vital mientras te chupan la poca energía que te queda al final del día. Lo siento, huyamos.

– MOVÁMONOS: Caminemos, que nos toque el aire, colguémonos el bebé y salgamos a caminar por el bosque, hagamos hipopresivos, hagamos ejercicios de Kegel, recuperemos aquella bicicleta estática abandonada en el garaje… lo que sea, pero moveámonos. Nuestro cuerpo necesita un poco de movimiento, sino, se entumece y nos duele todo. Hagamos cosas amables con el cuerpo, no nos pongamos a machacar en un gimnasio porque quizás todavía no es hora de eso. Respetemos el cuerpo que hace poco tiempo que acaba de parir, dejemos que vaya volviendo a su lugar.

– BUSQUEMOS MOMENTOS DE CALMA INTERIOR: cada uno sabe como la encuentra. Hay quien necesita ir a ver el mar, otros pasear por la montaña, otros meditar un rato o tomar un chocolate caliente. Lo que sea, pero necesitamos estos momentos de calma para centrarnos y seguir adelante.

– HAGAMOS EL AMOR: Sí, ayuda. Ayuda a volvernos a encontrar en ese espacio íntimo con la pareja donde nutrirse mutuamente, amarnos y llenarnos. Disfrutar de estar juntos también en el tacto y en el placer, compartir la oxcitocina juntos y celebrar también así, el gozo de ser una familia!

– BUSQUEMOS AYUDA PROFESIONAL: En caso de que las sombras sean mucho mayores que la luz, en caso de que sintamos que no nos dejan criar en paz, que nos tiñen de gris el momento presente, busquemos ayuda. Nos irá bien encontrar un espacio donde poder verter lo que nos pasa y donde nos puedan echar una mano.

Estas son sólo algunas de las cosas que considero importantes a tener en cuenta en esta etapa que muchas, como yo (con una bebé de 10 meses), estamos viviendo. Porque nuestro hijo (el primero, el segundo, el tercero…), sólo lo criaremos una vez. Gocémos de ello!

———————————–

 

Gracias y hasta pronto!

Mariana Ramírez

 

Hoy traemos dos noticias!

La primera es que en este blog vamos a ir publicando información acerca de nuestros productos, novedades en nuestro stock, experiencias del uso de nuestros productos y experiencias sobre temas que nos apasionan.

Empezaremos hablando del porteo: porque encanta, nos mueve, nos lleva a vivir momentos que no cambiamos por nada!Captura de pantalla 2015-07-22 a la(s) 19.15.11
El post que puedes leer a continuación lo escribió Margarita Alviar, de Universo de familias. Un espacio creado por ella dirigido a las maternidades, paternidades y crianza. Un lugar que recomiendo que puedas entrar y conocer.

Junto con esta experiencia que Margarita nos comparte, también queremos contarte que hace unos meses Manduca sacó un nuevo producto: el Manduca sling!

 

Juntos por el mundo

Hay profCaptura de pantalla 2015-07-22 a la(s) 19.00.24esionales que hablan sobre un proceso mamífero denominado extrogestación, se refieren a la etapa en la que diferentes especies terminan su desarrollo fuera del vientre de su madre hasta estar listos para lograr cierta autonomía de moverse por el mundo. La mayoría de este tiempo de extrogestación, los bebes humanos se sienten parte del cuerpo de su madre, no logran diferenciar que son un cuerpo diferente.

Esto, que viene como información genética inherente a nuestra experiencia humana y que ha estado presente durante nuestra vida como especie, ha permitido entre otras cosas que el vínculo madre-hijo se fortalezca y se afiance, ha facilitado la lactancia, el sentimiento piel con piel, cuerpo con cuerpo, regula el calor, los latidos y la respiración; nos inspira y llama a tener nuestros bebes en brazos la gran parte del tiempo y ellos a su vez se sienten cómodos, tranquilos, felices y seguros.

Mi experiencia con esta etapa de la vida ha sido intensa y fugaz, en menos de lo que me imagino mi hijo tiene ya 6 meses, ha crecido, engordado, afianzado habilidades con su cuerpo y sus sentidos… el 90% de su tiempo lo he tenido cargado, pegadito a mi. Y es que si lo pienso y reflexiono, yo tampoco me siento independiente de él, hace parte viva de mi cuerpo y de mis días, amo oler su cabecita y besarlo mientras esta en mi pecho, sentir su cuerpo calientito, saber que mi cuerpo es su casa, que mi cuerpo produce su alimento, que conmigo se siente cómodo, seguro, feliz, tranquilo, vamos juntos por el mundo y es de las cosas mas dulces y poderosas que he vivido!

Son muchas las reacciones al rededor… Hay quienes aseguran que mi bebe necesita mirar hacia adelante; hay quienes sienten “pesar” porque esta muy atrapado; hay quienes piensan que necesita estar en el coche para que se sienta libre pueda moverse; hay quienes se preguntan si no tengo con quien dejarlo mientras voy al banco, al súper mercado o a caminar… Yo sólo veo a mi bebe tranquilo, mi bebe no llora, voy a todos lados con él y tengo mis manos libres para hacer mil cosas mas, desde jugar con mi chiquilla de 2 años y medio, hasta hacer tareas del hogar, hacer caminatas largas, ir al mercado, hacer vueltas de bancos y oficinas, ha llegado a dormir hasta 4 horas en el fular, eso hace que también este enamorada de mi fular.

Ahora, ya mas grande lo llevo en un cargador igual de cómodo para él y para mi, este mismo cargador lo utilizo con mi hija de 2 años y medio, cuando ella me pide brazos la cargo allí y las dos felices!! Aunque ya camina, un niño va desarrollando su resistencia a las caminatas con los años. Más adelante, cuando menos lo imagine, mis hijos ya no necesitarán mis brazos para cargarlos, y yo estaré feliz de haberlos llevado cerquita de mi corazón mientras ellos lo necesitaron.

Esta forma de llevar a los hijos se llama portear, es lo mismo que han hecho muchas culturas al rededor del mundo para que sus hijos participen de la cotidianidad y se sientan tranquilos y seguros. Es importante tener ciertas precauciones para que esta práctica sea cómoda y segura para el bebe y para quien le portea, entre varias cosas: el niño nunca debe mirar hacia adelante, el portabebe debe permitirle al niño estar sentado en sus nalguitas, las piernas en posición de ranita, no cubrir la cara del bebe para permitirle respirar; el porteo seguro busca conservar las posiciones naturales y garantizar la comodidad, además al distribuir el peso del bebe hace más cómodo cargarlo.

Margarita Alviar

Universo de Familias

www.facebook.com/universodefamilias

 

 

 

 

 

Cuando estamos embarazadas y sabemos la fecha aproximada que nacerá nuestro bebé empezamos a pensar en las cositas que podrá necesitar y en tener listo todo para su llegada.

Como personas diferentes hay en el mundo, cada mamá también es diferente y cada mamá tiene su propia forma de vivir el embarazo y la llegada de su bebé.

Hay mamás que les gusta tenerlo todo controlado, la ropita, la toalla, las piyamas, los gorritos, medias y pañales listos dentro de la pañalera desde la semana 30 de embarazo. Otras, esperan a tener listas las cositas que les parecen importantes hasta la semana 36 y algunas están pariendo y no han preparado la bolsa.

Lo que está claro es que debemos tener la ropita del primer día y de los días siguientes al parto, ya sea que pensemos parir en un hospital o tener a nuestro bebé en la casa.

Y en esto, como desde que nos quedamos embarazadas, hay opiniones para todos los gustos . Yo siempre escuché las opiniones pero quise hacer lo que sentía.

Pensé en que me gustaría que mi bebé se sintiera cómodo, suave y cuidado.

Fue así que conocí la ropita MicuMicu, la cual es una opción para tener en cuenta para este primer día. Pues es una ropita fabricada en algodón orgánico, hecha con mucho cuidado y amor, pensando en los bebés, en las mamás, en los papás y en como combinar en una sola pieza: belleza, comodidad, calidad y delicadeza para la personita más especial para papá y mamá.

Además de la primera muda del bebé, puedes tener listas más cositas. Hay muchas listas en webs, blogs, libros. Aquí voy a dejarte la que hicimos nosotros, no es ni la mejor ni la más completa, es la nuestra personalizada. Te animo a que hagas lo mismo, personaliza tu lista.

Ten en cuenta que si vas a parir en el hospital hay que preparar una bolsa para el bebé, para la mamá y para el o la acompañante.

Ésta es la lista que hicimos:

  • Pañales talla recién nacido.
  • 3 bodys o mamelucos talla recién nacido.
  • Pañitos/toallitas lavables para limpiar la colita del bebé.
  • Primera muda de ropa que se le va a poner.
  • 1 muda de ropa para salir del hospital.
  • 1 piyama por noche.
  • Manta y/o cobija de algodón.
  • 1 o 2 gorritos. Aunque haga calor, siempre se recomienda colocarle un gorro al bebé, pues en la cabeza sienten mucho frío.
  • Medias para los pies.

Acuérdate de lavar la ropa previamente, con jabón neutro para la limpieza de la ropa de bebés. Evita suavizantes y productos perfumados.

Es también muy importante tener el asiento para el carro preparado e instalado, aunque solo queramos tener a nuestro bebé en brazos es muy importante pensar en la seguridad del bebé.

Muchas gracias y hasta pronto

Marianna Screen Shot 2015-07-17 at 1.49.09 PM

Hola! Cómo estás? Te damos la bienvenida a maamgrup.com

Estamos muy contentos de este momento, de saludar a cada persona que pueda llegar a la página, busque información y llegue a este mensaje. Porque eso significa que hemos conseguido crear este espacio web, algo que al iniciar el proyecto veíamos lejano.

Estamos aquí, continuando este proyecto! Tenemos el gusto y el placer de presentarte nuestra página web.

Esta página ha sido pensada con mucho amor, con mucha dedicación y pensando en hacer algo ameno para las personas interesadas. Enfocándonos en atender y escuchar todas las sugerencias, tener un buen contenido, claro y conciso y que el contacto con nosotros sea fácil.

La persona que nos ha ayudado en todo esto, es Luna, muchas gracias por conectar con nosotros, haber escuchado cada detalle y habernos ayudado a conseguirlo también.

A parte de la página web tenemos este espacio blog, aquí podrás leer noticias, recomendaciones, instrucciones para utilizar nuestros productos, post de temas de crianza, maternidad, paternidad, bebés, etc.

Maamgrup.com puede ser visitada a través de cualquier dispositivo móvil y/o Tablet, ha sido diseñada así para que la puedas visualizar y utilizar por todos los medios.

Estamos contentos, con ganas de seguir trabajando y que estos productos lleguen a más familias, esperamos que disfrutes la página y te pedimos que ante cualquier duda, inquietud o sugerencia te comuniques con nosotros, te atenderemos con todo gusto!

Muchas gracias a las personas que en el transcurso de tiempo que llevamos trabajando han confiado en nosotros! Gracias a cada uno/a esto ha sido posible!

Equipo maamgrup

×
×
×
×